Consejos ante la primera auditoría

Consejos ante la primera auditoría

Ante la perspectiva de una primera auditoría contable es normal que se pregunte en que consistirá esta. A continuación, le indicamos brevemente en qué consistirá la auditoría, así como le aportamos una serie de consejos para afrontar la misma.

 

1. ¿Qué es la auditoría contable?

La auditoría es el proceso de revisión en el cual un grupo de profesionales especialistas de la empresa evaluarán su contabilidad, procesos y políticas contables, incluyendo su control interno, para concluir si los importes e información revelada en las cuentas anuales están libres de incorrección material.

2. ¿Se encuentra ante su primera auditoría?

La primera vez que se presenta una auditoría contable supone un gran revuelo en la empresa ante el desconocimiento del trabajo que realizan los auditores. Es por esto a continuación les marcamos unos primeros consejos que le pueden ayudar ante la misma:

  1. En una primera reunión que se mantenga con el auditor, este les planteará las distintas fases, fechas y pruebas más significativas que incluirá la auditoría. Será necesario fijar una planificación realista para poder atender los distintos plazos que se establezcan.
  2. Es recomendable comprobar que se dispone de la documentación a requerir por el auditor:
    i. Escrituras de constitución, de los estatutos de la sociedad y de nombramiento de los actuales administradores.
    ii. Contratos de todos los créditos, préstamos, avales y otros formalizados con las entidades bancarias.
    iii. Declaraciones de impuestos con la Agencia Tributaria y seguros sociales.
    iv. Actas de la junta general de los últimos ejercicios.
    v. Cuentas anuales de los últimos ejercicios.
    vi. Actas de inspecciones fiscales y laborales recibidas.
    vii. Informe CIRBE al cierre del ejercicio.
    Toda la documentación que se entrega a los auditores es aconsejable revisarla con anterioridad para asegurar la coherencia de esta.
  3. Antes de la visita del auditor la empresa deberá contabilizar los asientos de final de ejercicio (amortizaciones, variación de existencias, periodificaciones, deterioros y otros). Asimismo, deberá constatar que todos los saldos vivos con entidades bancarias al cierre del ejercicio están conciliados con sus mayores contables correspondientes.
  4. Examinar los saldos contabilizados en partidas pendientes de aplicación, o aquellos que no hayan tenido movimientos en los últimos ejercicios y contabilizarlos donde corresponda, o bien regularizarlos en caso de que proceda.
  5. Es importante que la empresa realice un recuento físico de existencias anterior a la visita de los auditores para poder ajustar diferencias que pudieran surgir y regularizar las mismas.

 

3. Es conveniente…

destacar que el auditor no es un inspector de Hacienda ni de la Seguridad Social por lo cual no procederá a sancionar a su empresa, y que además las deficiencias más destacables que pueda encontrar en el desarrollo de su trabajo se las comunicará a la dirección con la única intención de informar sobre estas.

 

info@asauditores.es